miércoles, diciembre 14, 2005

Caparrós ya es el nombre de un proyecto

Estoy seguro de que ni Lendoiro esperaba el rendimiento de Caparrós en tan poco tiempo. Una cosa es conocerse en el mundillo del fútbol y otra ver trabajar a este utrerano que vive por y para el fútbol, que es un obseso del orden táctico, del jugar como se entrena, de jugar al límite del reglamento. Para ello, quiere tener el equipo más fino del Campeonato, observando permanentemente el peso de sus jugadores y fomentando el grupo en cenas poco habituales entre la plantilla del Depor.
Además de ser muy bueno en el banquillo, Caparrós entiende muy bien el club de fútbol. Se empapa de su filosofía, conoce los problemas económicos y los asume como propios. Las soluciones son fáciles de decir, pero difíciles de llevar a la práctica: jugadores de cantera y revalorizar a los ya existentes para hacer caja (Reyes, Sergio Ramos, Baptista...). Por eso se entendió con Monchi a la perfección. Por eso se está entendiendo con Lendoiro. Lo explica muy bien David Arranz, en Notas de Fútbol.
Se le ha metido en la cabeza recuperar a Tristán y que Munitis vaya al Mundial. El Depor ha invertido en su futuro. Caparrós es un proyecto, no un técnico provisional.
Lendoiro vuelve a demostrar que, en el capítulo deportivo, es de los presidentes más vivos del fútbol español.

3 Comments:

Blogger O Nadador said...

Estoy de acuerdo contigo y apostillo: era el único entrenador posible. El depor tiene una deuda muy superior proporcionalmente a la que tuvo el Madrid de Sanz y no tiene recursos para atracar al contribuyente como hizo Floren.

Sin embargo creo que Caparrós es el único entrenador posible precisamente por la situación económica. El bajón "artístico" del juego del deportivo ha sido muy importante. Él nunca habla de fútbol, técnica o táctica. Habla de "salir con la cara desencajada", de campos de entrenamiento, nutrición, de psicología... El equipo sufre con los rivales modestos y ofrece guerra a los grandes pero no les juega con sus propias armas.

Fichajes como Baptista, Alves, Adriano, Riquelme, Senna... eran los típicos fichajes de Lendoiro. Muy tieso tiene que estar para no haberse movido más que para vender en tres años. Ese es el drama del deportivo, vivía de un sueño prestado. (No sé si se nota pero soy deportivista desde los tiempos de Bebeto)

14 diciembre, 2005 14:31  
Anonymous David Arranz said...

Gracias por el piropo ;-)

15 diciembre, 2005 10:42  
Anonymous Piezarza said...

La recalificación de la Ciudad Deportiva del Real Madrid, no se puede considerar como un ataque al contribuyente, es la inciativa privada quien las paga, las torres que se contruyen las pagarán quien las compre, item mas el Ayuntamiento de Madrid gana una torre que pueda venderla y generar ingresos para sus arcas. Otra cosa es criticar la oportunidad o no de la recalificación.
Por cierto la solución para el Atlético de Madrid pasa por ahi, por recalificar terrenos que generen beneficios para saldar la deuda y hacer un estadio nuevo. Hoy por hoy, con motivo de las obras en la M-30, a quien más le interesa que desaparezca el Estadio Vicente Calderón es al señor Gallardón. Señor Cerezo es un buen momento para negociar, sólo tiene que pedir que le den lo mismo que le han dado al Madrid.
Un madridista de buena fe.

15 diciembre, 2005 13:14  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home