viernes, noviembre 18, 2005

Este sí es un derbi

Ya sólo queda un derbi y se juega este sábado. No es el Madrid-Barcelona (eso es un clásico), el único derbi se juega ya en Sevilla. Una ciudad que durante los últimos meses vive para un partido. El Sevilla-Betis no tiene parangón, porque transforma la ciudad, la embruja, hace que sevillistas y béticos rescaten lo mejor de su repertorio. Es una rivalidad auténtica, sin dobleces, como ya no se entiende en ninguna otra ciudad de España. Ni siquiera un Madrid-Atleti (los atléticos sí que lo respiran), ni de lejos un Valencia-Levante. El derbi, como dios manda, se juega en la capital del Guadalquivir. El Sevilla parece más equipo este año, Juande es un señor técnico y sus delanteros empiezan a encontrarse con el gol. Además tiene a Jesús Navas, un futbolista maravilloso, del que siempre hay que esperar algo. El Betis, sin Oliveira, tiene menos pegada, pero sí mucho orgullo. Se lo demostró al Chelsea. Y además tiene a Joaquín, que querrá ganarse partido a partido, el lugar que le corresponde a su infinita calidad. Sevilla no tiene un color especial, tiene dos. Se viene el derbi.

3 Comments:

Blogger Como te digo una Co te digo la O said...

Elías, gracias por dejarlo bien claro. Estamos hartos que sólo se nos recuerde como payasos o bárbaros, hay mucho más en esa pasión tan especial que supone un Sevilla-Betis o un Betis-Sevilla.

17 noviembre, 2005 22:35  
Blogger J.L. García Íñiguez said...

Elías, en Logroño estamos a punto de entrar en Guerra Civil. Aunque, nada tiene que ver con un derbi histórico como el de Sevilla. Pero, ahí es nada, en la capital riojana tenemos al CD Logroñés, al Fundación Logroñés (ambos se miden este domingo en Las Gaunas) y al Logroñés Club de Fútbol (el único de los tres que está en 2ªB).

17 noviembre, 2005 23:27  
Blogger La Aguja said...

Pues hablando de derbis...

Seguro que hay quien no lo entienda, pero cuando se jugaba el Sestao-Athetic (de Bilbao, por supuesto), había más que fútbol.

Hace mucho que no vivo en el Botxo, pero creo que se dejaron de jugar (eran partidos de pretemporada) después de que uno de esos encuentros diera con tres o cuatro bilbaínos en la enfermería con bajas de un mes o más.

Y es que los verdinegros se lo tomaban muy a pecho. Bueno y no digo más que luego me pondrán a vivir...

18 noviembre, 2005 03:09  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home