jueves, noviembre 17, 2005

Al Mundial, de puntillas

España ya tiene el billete. Por la puerta falsa, pero dentro, que es lo único importante. Solventó el trámite eslovaco, manteniendo la racha de Luis como seleccionador invicto. Un partido insulso, con campo impresentable, con los eslovacos que amagaron pero no pegaron, devolviendo los pitos del himno de manera lamentable. El combinado nacional jugó su partido, perdonó como en toda la fase clasificatoria y vio como un equipo menor marcaba su gol en el único despiste defensivo -eso en un Mundial se paga-. Torres y Raúl no tuvieron puntería. Los minutos pasaban y Luis tiró de banquillo. Morientes y Villa, que salían frescos, remacharon un rápido contragolpe para igualar el marcador. Trámite y objetivo cumplidos. España está entre las 32 grandes del mundo. Nace una nueva ilusión, pero que no se desborde. Otra vez no, por favor. España entró ayer, de las últimas, como la República Checa, como Suiza, como Australia, como Trinidad y Tobago...

2 Comments:

Blogger La Aguja said...

La amargura empieza ahora, ja ja.

17 noviembre, 2005 02:23  
Blogger Elías Israel said...

Amargura ninguna. Esto es un deporte y el día que aprendamos a disfrutar de los grandes partidos, en vez de exigir, podremos ser campeones del mundo.

17 noviembre, 2005 09:30  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home